Presión social

  • Lo mejor de la vida

    Hay mucha gente que genuinamente siente que lo mejor que le ha pasado en la vida es tener un hijo, pero también tengo la impresión de que a mucha gente que los ha tenido sin planearlos o con dudas tiene que convencerse a sí misma de que lo mejor que les pudo pasar en la vida fue eso. ¿Por qué hay que defender con tanto énfasis tener hijos como lo mejor de la vida? Muchas madres se atreven a confesar que ha sido inesperadamente duro, o traumático, o difícil, que les ha obligado a muchas renuncias… Me asombró en mi investigación de la cantidad de mujeres que declaraban que ojalá alguien les hubiera advertido de antemano lo que implicaba la maternidad.

    Entrevista a Lina Meruane en http://yorokobu.es/el-instinto-materno-no-es-asunto-de-mujeres/. Por Jaled Abdelrahim. 

    ecografia-2d (2)

  • Mujeres NOMO

    Varias de mis amigas lo son.

    Con el paso de los años su número ha crecido sustancialmente.

    Convivo con una hace casi veinte años.

    He acumulado conversaciones con ellas a lo largo del tiempo y debo decir que mientras más escucho sus argumentos y mientras más me empapo de su visión de la vida, (hasta donde mi limitada condición de varón me lo permite), más las admiro.

    Hablo de las mujeres que han decidido no ser madres.

    Mi ferviente simpatía por las mujeres NOMO —como se las etiqueta en estos tiempos de etiquetado compulsivo, por la abreviatura en inglés de No Mother—, no esconde un desprecio por la maternidad. Ni más faltaba. Conozco muy de cerca hermosos ejemplos de maternidades deseadas y ejemplares. De mujeres que han luchado contra viento y marea para poder tener un hijo, de otras que han estrechado sus finanzas para encontrar la vía práctica para sostenerlo o de algunas admirables cuyo proyecto vital es la de ser madres y se han embarcado, felices, en la búsqueda de un semental, incluso sin exigirle que provea sustento para el hijo.

    Pero debo decir también que estos ejemplos de mujeres que han meditado con detalle y responsabilidad su opción reproductiva, representan una franca minoría.

    La mayoría de las que conozco se enfrentan a la maternidad como resultado de esa inercia impuesta por la mecánica social y que se ha traducido por generaciones en casi un imperativo: si eres mujer, creces, te casas y tienes hijos.

    Y no digo que vayan a la maternidad como van al cadalso. Claro que no. Pero en muchísimos casos su decisión reviste un halo de inconsciencia que asusta.

    A eso me refiero. A la consciencia de la maternidad. A masticar lo que implica para la madre y para la sociedad. A concederse ese derecho que por primera vez en la historia de la sociedad humana tiene la mujer: el de preguntarse si se le antoja o no tener un hijo.

    Y por eso muero de admiración por las mujeres que deciden no reproducirse.

    CARLOS PALACIO (PALA). http://www.las2orillas.co/mujeres-sin-hijos/

    wp-1449080328586

  • ¿Y tú, para cuándo?

    “¿Y tú, para cuándo? Se te va a pasar el arroz. ¿Es que no te gustan los niños? Te pierdes lo mejor de la vida…”. La retahíla de preguntas y sentencias que las mujeres escuchan cuando afirman que no quieren procrear es casi siempre la misma. Más aún, generalmente son impelidas a dar explicaciones, según cuentan algunas féminas que han anunciado la (todavía) controvertida decisión. A la actriz Maribel Verdú (1970) se le ocurrió asegurar hace más de un lustro que no quería tener hijos y desde entonces le han preguntado por qué en no pocas entrevistas. Sociólogos y psicólogos expertos en la materia reconocen que existe presión social a favor de la maternidad, no así hacia la paternidad. Pero, a tenor de la caída de la natalidad y los resultados de los pocos estudios al respecto, cada vez más mujeres renuncian a ella.

    La escritora y periodista británica Helen Croydon dice sentirse en “un gran juicio” cuando expone en sus artículos o en conferencias que no quiere hijos. “Sin embargo, cuando un hombre decide no ser padre es aceptado, se piensa que quiere progresar en su carrera o que simplemente no ha encontrado a la persona correcta”, apostilla. Con las mujeres, dice, “hay una expectativa de explicación”.

    ALEJANDRA AGUDO. http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/09/20/actualidad/1379705104_604726.html

    IMG_20130326_194550